Blog Hablemos en Familia

Categoría: Artículos     01 septiembre, 2015

Tengo solamente un hijo

Existe una serie de ideas preconcebidas que suelen expresar las personas cuando alguien les cuenta que tiene solamente un hijo y que este tiene un problema de conducta. Entonces se escucha el comentario: “Ah, es que es hijo único”, como si ello fuera la causa.

Tener solamente un hijo no tiene por qué implicar necesariamente más desventajas que ventajas. Es importante la actitud que tengan los adultos: los padres, los abuelos e incluso las personas que colaboran en su crianza.

Sean cuales fueren las razones por las que la familia tiene solamente un hijo, es necesario considerar el entorno que lo rodeará, a fin de optimizar su desarrollo y ayudarlo a sentirse bien consigo mismo y con los demás.  Hay que tener en cuenta, claro está, que es el pequeño de la casa, que su familia más cercana la conforman solo los adultos. Cabe anotar también que antes de su llegada, muy probablemente estos estaban ya organizados de alguna manera.  El reto es también para ellos, quienes deben adaptar su vida con la llegada del nuevo miembro a la familia. En la medida en que estén dispuestos a hacer los cambios necesarios para favorecer el desarrollo de su hijo, le brindarán las mejores posibilidades.

Dependerá de los padres lograr que las características propias de la vida de su único hijo se conviertan en fortalezas que le permitan salir adelante o sean limitaciones para su desarrollo.

Se debe señalar que todo hijo es único: cada vida es una especie de combinación única de características, algunas heredadas, otras adquiridas. Es posible tener varios hijos y todos serán únicos.

Las siguientes son algunas ideas que suelen preocupar a los padres que tienen solo un hijo:

Es el más pequeño de la familia. Los demás miembros son adultos. Podría suceder que tiendan a protegerlo más, evitando así que lleve a cabo actividades que “aún no es capaz de hacer porque es pequeño”.  Lo cierto es que pasarán muchos años hasta que deje de ser “el más pequeño”. Le sugerimos considerar que “tiene mucho por aprender, y hay que darle la oportunidad”. Lo que conviene es no hacer actividades por él, sino solo ayudarlo en lo necesario, alentarlo para que persevere. Evite la sobreprotección, favorezca la independencia.

Pasará mucho tiempo jugando solo. Todas las personas requieren aprender a estar solas. Ayúdelo a encontrar actividades que pueda realizar sin requerir la presencia constante de un adulto, naturalmente dependiendo de la edad.  Pueden ser opciones las actividades de construcción y de artes plásticas, así como dedicarle un tiempo a la lectura. 

No podrá realizar actividades que sí pueden ejecutar los demás miembros de la familia. Es posible que eso le haga sentirse algo frustrado. Es una oportunidad para desarrollar la tolerancia a la frustración, lo cual le será útil a lo largo de su vida. Ayúdelo a comprender que hay actividades que los adultos de la casa tampoco pueden realizar, que requieren esforzarse mucho para lograrlo.

Le costará relacionarse con otros niños. Es importante favorecer que se relacione con sus pares. El hecho de que no haya otros niños en su casa no implica que no tenga la oportunidad de relacionarse con gente de su edad. Es necesario favorecer que realice actividades planificadas (como talleres de deportes, de cocina, de ciencias, etc.), así como actividades espontáneas en que pueda relacionarse libremente con sus pares (salidas al parque, invitación de amigos a casa, etc.).  De este modo, estará favoreciendo del desarrollo de habilidades sociales.

Le resultará más fácil relacionarse con adultos. Si los adultos que viven con él lo integran y le permiten participar en actividades en que están con otros adultos, entonces aprenderá a relacionarse con personas mayores. Si evitan que estas situaciones sucedan, por ejemplo dejándolo en casa cuando tienen un almuerzo con amigos, entonces le resultará más difícil relacionarse con adultos. En la medida de lo posible los padres no deben limitar su participación con los mayores, sino más bien fomentarla. Podría suceder que eso implique, por ejemplo, que su hijo sepa que habrá un momento en que puede jugar solo mientras los adultos participan en una actividad.

Desarrollo del lenguaje. Si los adultos que lo rodean no le hablan o le hablan lo indispensable, ya que están preocupados en sus propios temas, podrían limitar el desarrollo del lenguaje. En cambio, si le permiten participar en sus actividades y dialogan incluyéndolo, su lenguaje se enriquecerá; tendrá un vocabulario amplio. Favorezca el desarrollo del lenguaje.

Preguntas frecuentes de los padres

- Tenemos un solo hijo de 5 años. Estamos preocupados porque el próximo año dejará el nido para ir al colegio, y la profesora nos dice que le cuesta mucho aceptar cuando las cosas no resultan como él quiere; es muy perfeccionista.  Mi esposo y yo hemos conversado y pensamos que quizás no estamos siendo los mejores modelos.

Los padres son modelos para sus hijos. Es posible que ustedes estén concentrando su atención en su niño y sin querer le estén exigiendo demasiado. Puede ser, entonces, que él intente, aunque sin mayor éxito, no cometer errores. Eviten corregirlo cuando vean que la actividad que ha realizado no ha salido perfecta. Valoren el esfuerzo. Permítanle equivocarse, ayúdenlo a comprender que se encuentra en proceso de aprendizaje. En cuanto a ustedes, sugerimos evitar decirle con frecuencia que el trabajo debe quedar perfecto, que hay que exigirse al máximo, etc.  Son frases que quizás por ahora él no pueda comprender.

- Tenemos un solo hijo, tiene 7 años y mi esposa se preocupa demasiado por él.  Si estornuda una vez, ya no quiere que salga ese día. Si la temperatura baja un poco, inmediatamente lo abriga. Constantemente le pide a la profesora que lo cuide y le preocupa que se vaya a golpear en el recreo. Al llegar a casa le pregunta sobre lo sucedido en el colegio. No sé si la razón sea el hecho de que no tengamos más hijos.

Es importante que dialogue con su esposa sobre esta excesiva preocupación. Es necesario que ella comprenda que los excesivos cuidados no favorecerán en su hijo la independencia ni la seguridad en sí mismo. Su esposa debe ir comprendiendo que a lo largo de su vida los niños tomarán pequeños riesgos, que se caerán y en ocasiones se enfermarán, pero necesitan sentir confianza en sus padres para salir adelante.

Algunos enlaces sugeridos

Crianza de hijos únicos. 

https://www.youtube.com/watch?v=r0KF_ZXIcR8

Criando hijos independientes

http://hijos.about.com/od/Paternidad/a/Criando-A-Hijos-Independientes.htm

Ocho consejos para criar hijos independientes

https://www.youtube.com/watch?v=_A_d7aUn55o

Registrate o logueate haciendo click aqui

Comentario publicado con éxito.

Deja un Comentario

Nombre

   

Email

Escriba un comentario

Escribe los caracteres que ves en la imagen:




Logueate

Email

Contraseña

Registrate

Nombre

Email

Confirmar Email

Contraseña

Confirmar Contraseña

Responder al comentario de María Gracia

Nombre: Correo:
Comentario: