Blog Hablemos en Familia

Categoría: Artículos     01 octubre, 2015

¿Cómo ayudo a mi hijo a desarrollar su potencial?

Muchas veces las expectativas excesivas o los temores de los padres respecto del avance de sus hijos en el ámbito escolar conducen a decisiones o actitudes poco favorables para sus niños o niñas.

Existen padres que consideran necesario “adelantar” a sus hijos en ciertos aprendizajes que creen “los harán mejores en el colegio”. Con este fin, los inscriben en múltiples cursos y talleres o les consiguen clases extras con profesores particulares. Y ya en el colegio, esperan y hasta exigen mejores calificaciones.

¿Qué puede ocasionar esta situación? Puede traer como consecuencia que los hijos se sientan excesivamente presionados, que no aprendan a organizarse para el uso del tiempo libre (si llegan a tenerlo) o no logren ser independientes, puesto que estarán más preocupados por satisfacer las expectativas de los padres.

Es positivo orientar a los hijos para que asuman retos, pero estos deben estar de acuerdo con su edad, con sus características personales, etc.

También hay padres que sobrevaloran la inteligencia de sus hijos y esperan que obtengan los primeros puestos y figuren en el cuadro de honor. Se concentran en los puntajes y calificaciones, y hasta llegan a cuestionar a los docentes frente a las notas de evaluación que según ellos son bajas y no corresponden a las habilidades de sus hijos. 

¿Qué puede ocasionar esta situación? Podría ocurrir que los chicos se sientan superiores, que no estudien porque consideran que basta con su inteligencia o reaccionen negativamente frente al fracaso. Podría suceder también que se sientan frustrados porque llegan a creer que no son en realidad como sus padres los ven. De una u otra forma, pueden verse afectados en su desenvolvimiento personal y su desarrollo socioemocional. 

Ocurre también que ciertos padres temen por el desenvolvimiento escolar de sus hijos porque creen que tienen alguna limitación, alguna dificultad insalvable o, incluso, una discapacidad. Sienten entonces que no deben exigirles y esperan de ellos solo lo mínimo indispensable. Los sobreprotegen, los disculpan, y hasta llegan a cuestionar a los docentes porque estos no consideran las debilidades.

¿Qué puede ocasionar esta situación? Podría suceder que sus hijos se convenzan de que en efecto tienen limitaciones y no conseguirán nada incluso esforzándose, de manera que no llegan a desarrollar su potencial ni su independencia o responsabilidad.

Los extremos, pues, no son los más recomendables. Cada hijo es único y no es igual a otros en cuanto a tener las mismas potencialidades. Los padres deben convencerse de que cada uno puede desarrollar al máximo el potencial que posee. Lo que deben hacer es más bien acompañar a sus hijos para que identifiquen sus fortalezas y brindarles oportunidades para descubrirlas y desarrollarlas.

Es aconsejable tener una actitud de apertura frente a los intereses que manifiesten sus hijos, los cuales no siempre coinciden con los intereses o deseos de los padres. En todo caso, siempre es posible “negociar” mediante el diálogo. La imposición no conduce a nada.

Podría ocurrir que en la escuela su hijo se interese más, por ejemplo, por el teatro y que obtenga buenos resultados en Arte, un área que en muchas ocasiones los padres no consideran prioritaria. Si los padres lo apoyan no necesariamente estarán formando a un gran artista, pero sí permitirán que desarrolle la expresión oral, el control de sus movimientos, la capacidad de hablar en público, la autoestima, la memoria, etc., capacidades que serán de gran utilidad en las otras áreas curriculares. Siempre puede suceder que alimentar un interés genuino termine por contribuir al desarrollo en otros campos.

Es necesario considerar también que los niños y los adolescentes están en pleno desarrollo, y que en esa situación puede ocurrir que les interese mucho la música en un año y al siguiente estén muy interesados por estudiar asuntos de ciencias. Los intereses pueden cambiar, pero igual es posible que sean el centro para el desarrollo de sus capacidades.

En consecuencia, para favorecer el desarrollo del potencial de sus hijos, es necesario que los padres tengan una actitud positiva ante las oportunidades y los retos que aquellos enfrentarán a lo largo de su avance escolar.

Para desarrollar su potencial un hijo requiere tener oportunidades para poner en práctica sus intereses y vivir más experiencias al respecto. Si está dentro de sus posibilidades y si no va en contra de la filosofía de la familia y no es de riesgo, dele la oportunidad de hacerlo.

Es posible que haya algunas áreas en que su desempeño no logre ser el mejor, y que esto se deba incluso a que tenga alguna limitación. Sin embargo, si el niño encuentra en sus padres confianza y aceptación, será más probable que él no lo vea como “la limitación de su vida” y que, más bien, reconozca que nadie es perfecto ni destaca en todas las áreas. 

Es necesario que cuente con apoyo a fin de descubrir estrategias para obtener el mejor resultado en las diferentes áreas curriculares. Si tiene dificultades muéstrele su confianza, que sepa que con mayor esfuerzo logrará mejorar. Incluso puede ser una forma de desarrollar su tolerancia a la frustración.

Es importante que los padres se informen sobre las estrategias que se requieren para desarrollar las habilidades. Así aprovecharán al máximo el tiempo que comparten con sus hijos. Estos no mejorarán porque se les ofrezca premios; requieren orientación.

Es posible incluso que una “debilidad” manejada adecuadamente se convierta en una fortaleza. Para lograrlo, es necesario que los padres conozcan a fondo la dificultad que se presenta, encuentren sus causas y refuercen positivamente los avances.

Preguntas frecuentes de los padres

Mi hijo tiene un buen rendimiento; se ubica en el tercio superior de su promoción. Actualmente estudia en tercero de Secundaria. Le gusta participar en diversas actividades; es muy colaborador. Por ejemplo, es parte de la banda de música de la escuela, se compromete mucho en las actividades de proyección social, etc. Nos preocupa que sean demasiadas responsabilidades para él.  ¿Qué nos puede recomendar?

  • Le sugerimos que lo acompañen y apoyen en lo que necesite. En la medida en que se organice, mantenga altas sus calificaciones, cumpla con sus responsabilidades, se alimente adecuadamente y descanse lo suficiente, es probable que siga en las diversas actividades que ha escogido. Si fuera así, es necesario conversar con él para ver posibles soluciones, más que imponerle una decisión de ustedes. Podría suceder que, por ejemplo, deje de ver televisión en la tarde para que pueda terminar sus tareas y dormir lo suficiente.  Es una decisión que él tiene que tomar. Claro está, siempre existe la posibilidad de que en algún momento deje alguna de sus otras actividades, quizás incluso porque decida explorar otras. 

Nuestro primer hijo siempre obtuvo muy buenas calificaciones en el colegio; fue muy responsable desde pequeño; actualmente le va muy bien en la universidad. Estamos preocupados por Joaquín, nuestro segundo hijo, quien ha recibido la misma formación que el mayor pero sus calificaciones son cada vez más bajas. Lo hemos castigado, le hemos llamado la atención y quitado todas las actividades extracurriculares, pero sin éxito. No sabemos que más hacer. 

  • Es necesario que identifiquen cuáles son las dificultades que tiene Joaquín. Más allá de castigos, requiere apoyo y orientación de sus padres. Podría ocurrir que no haya desarrollado adecuados hábitos de estudio, que tenga un bajo nivel de comprensión lectora, que no sea perseverante, etc. Es importante dialogar con sus maestros y en conjunto identificar la dificultad, planteando un plan de acción para poder favorecer el desarrollo de su potencial. Cada hijo es único; no necesariamente Joaquín alcanzará los resultados de su hermano; es importante no compararlos. Él debe plantearse sus propios retos y esforzarse por cumplirlos con el apoyo de ustedes.

Algunos enlaces sugeridos

¿Cómo fomento las inteligencias múltiples en mi hijo? En http://www.mama-om.es/como-fomento-las-inteligencias-multiples-en-mi-hijo/

Inteligencias múltiples. En http://kliquers.org/tutores/portfolio/detail/inteligencias-multiples/

¿Qué pasa si los padres exigen demasiado? En http://www.lavanguardia.com/estilos-de-vida/20111202/54239517855/que-pasa-si-los-padres-exigen-demasiado.html

Registrate o logueate haciendo click aqui

Comentario publicado con éxito.

Deja un Comentario

Nombre

   

Email

Escriba un comentario

Escribe los caracteres que ves en la imagen:




Logueate

Email

Contraseña

Registrate

Nombre

Email

Confirmar Email

Contraseña

Confirmar Contraseña

Responder al comentario de María Gracia

Nombre: Correo:
Comentario: